Etiqueta: ausencia

VUELVE…

 

En la profundidad de mi alma desquebrajada brota la ponzoña

La podredumbre toma alas y vuela en forma de versos a través de mi garganta

Dejando un sabor a alquitrán en mis labios con el augurio del cáncer de tu abandono

Pero estoy aquí gritándole al papel pidiendo que vuelvas

Con la tinta tiritando por mis venas hasta llegar a mi mano

Porque sin ti soy un desastre incapaz de lamerse las heridas

Heridas que nunca consigo cicatrizar provocadas por tu deserción

Vuelve y arráncame del pecho este puñal repleto de dudas

Porque esta noche poesía te deseo como el alcohólico al ron.

Soledad y Miseria…

Hay noches en las que la soledad se siente sola.
Mientras este cosmonauta navega sobre sueños desdeñados,
Y en el silencio cómplice nos acompaña mi libreta.
Huérfana de versos, buscando retazos de poesía en mis ojos.

Vierto mi miseria sobre dos vasos y brindo con la soledad.
Gracias al silencio puedo escuchar gemir el viento.
A través de mi ventana percibo llorar a la ciudad.
Es entonces que aparece la nostalgia y se viste de verso.

Intercambiamos caóticas miradas tiritando de ganas de volar.
En mi alma el fuego arde tal como Roma carbonizando
Los pedazos de mi vida.
Con el deseo de disparar con un revolver a la tristeza y el
Corazón a punto de estallar.
Dejo salir la podredumbre de mis venas y me lanzo sobre
El papel con el amanecer onírico y suicida.

¿Recuerdas?

Una vez más he vuelto a ese lugar al cual llegue a odiar con mi alma ese bonito lugar donde tocaban jazz ¿recuerdas? En esa misma mesa donde fue nuestra primera cita y termino siendo mi lugar favorito del mundo.

¿Recuerdas que hablamos durante 3 horas y rompiste mi pulsera?  Nos miramos a los ojos por mucho tiempo hasta que mostraste más valor que yo y juntaste tus labios con los míos.
Fue lo más cercano a tocar el cielo y nunca he vuelto a sentir eso en mi vida.

Fue la primera vez que tome tu mano, yo estaba tan nervioso y me sentí tan seguro que todo parecía encajar ¿lo recuerdas?

¿Recuerdas ese parque en la  noche? Aquel árbol que fue testigo de mis sentimientos y de los besos apasionados que nos dimos. Donde te abrazaba con tal fuerza como para no dejarte ir nunca de mi lado.

Todas esas noches en las que me escabullia hasta tu cuarto para robarte un beso y poder dormir tranquilamente ¿las recuerdas?

Tantas veces que seque tus lágrimas y te apretaba a mi pecho para decirte que todo iba a estar bien y lograba sacarte una sonrisa. ¿Te acuerdas?

Aún puedo sentir tu olor en mi piel, no sabia el significado de sed hasta que me faltaron tus besos, hasta que mi cuerpo sintió la ausencia de tus caricias.

Estoy atrapado en un ciclo que se repite, despierto y pronunció tu nombre. Estoy llorando pero nadie lo nota por la ausencia de lágrimas. Echarte de menos es tan difícil que hasta incluso tus defectos son cosas que añoro.

A veces te sueño, apareces ante mi sonriendo hablandome del felices por siempre, cumpliendo promesas que dejaste pendiente.

Es entonces que me doy cuenta de lo mucho que te quiero, un te quiero desde lo más profundo y que duele, un te quiero como para quedarme contigo, un te quiero como para odiarme a mi mismo por perderte.

Y aún pienso en ti y tu nombre resuena en lo más profundo de mi, resuena tan fuerte que a veces me abruma y como soy tan cobarde para decirte esto te lo escribo pero es probable que jamás lo leas y aun así déjame contarte un secreto: ¡Te quiero! Y mi corazón aun quiere salir de mi pecho cuando hablo o escribo sobre ti.

Locura..

¿Alguna vez les ha paso que se descubren hablando solos? 

Y no me refiero a cuando inconscientemente un pensamiento se te escapa mientras vas caminando o estas con alguien. Hablo de encontrarte teniendo una conversación contigo mismo donde te preguntas y te respondes e incluso te aconsejas…

A mi suele pasarme todo el tiempo cuando conduzco mi motocicleta, me distraigo un momento y caigo en la realidad y me descubro hablándome, cuando voy caminando por la calle y observó a las personas observándome como diciendo ese tipo esta loco.
Y es cuando vuelvo a descubrirme conversando conmigo mismo.

Es como si me desconectara del mundo, como si alguien en mi cabeza apagará un interruptor
Porque no quiere que sea consciente de la conversación que se viene a continuación.

No se si estoy loco pero me parece algo gracioso, que la gente me hagas o que incluso algunos crean que hablo con ellos. Y suelo decirme a mi mismo, mi mismo la gente cree que estas loco

Pero en fin supongo que estar un poco desequilibrado no están malo después de todo

Monstruos bajo la cama

Bueno aquí comparto el primero de muchos espero…

Esos seres que me atormentan por las noches, culpables de mi insomnio. Son tus recuerdos, esos que me atacan como cobardes por la espalda cuando estoy desarmado. 

Haciendome recordar que lo único que quiero es por un momento sentirte a mi lado.

Un día alguien me preguntó ¿Qué es el desamor?  No respondí, pero en mi interior sabia que era ese despojo que veía frente al espejo luego de tu partida.

A veces puedo sentir tu aroma en el viento, soy capaz de ver tu mano acariciándome suavemente y sonriendo.

Es difícil amar algo que ya no es real y que probablemente me lleva a pensar ¿exististe alguna vez? Pero aún siento los besos que alguna vez le diste a mis labios, como un recordatorio dolorosamente exquisito.

Odio tanto las multitudes porque confundo tu voz entre ellos y aunque no lo creas te siento. Te siento junto a mi en cada instante… Sí lloró, sí rió, si estoy  feliz o me siento triste. Siempre estás ahí junto a mi.

Hoy como todos los días, llega la noche y con ella todos esos monstruos que yo llamo recuerdos aparecen. y sus voces resuena tan fuerte en el eco de mi habitación y me embargan de tristeza.

Esta ausencia maldita que me hace extrañarte tanto y que golpea mi corazón, como aquel mar furioso que choca intempestivamente encontra de las rocas de la orilla como tratando de destruirlas.

No soy nada, un simple residuo de la persona que una vez fui porque ese día de tu partida algo de mi se fue contigo.