Llegando Tarde…

​Enamorada por vez primera con treinta y tantos encima ahora carga un corazón destrozado.

Ella anhela un amor que comparta su libertad y que la acompañe en su andar sin que nadie termine lastimado.

Se arranco sus besos, desconciertos y suspiros
lanzandolos al mar en un baúl para que se ahoguen junto con todos sus recuerdos.

Se marcho con una lágrima en su rostro y  fingiendo su sonrisa, se fue sin decidir adiós pero con una lección entre sus manos.

Aprendió que el amor no es morir por alguien, que a veces damos todo hasta quedarnos sin alma y aún así no ser correspondidos.

Que hay silencios mejores que un te amo sin sentido
Con treinta y tantos encima aprendió a vivir.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s