Aquello de Escribir…

Es curioso como a medida te adentras en un libro, serie, película, etc…  Le vas tomando cierto cariño a los personajes y no quieres que le pase nada malo. Quisieras poder impedir las situaciones y golpear al autor si es posible para que desista de lastimarlo.

Pero que pasa cuando sos un aspirante a novelista y creas tu propia historia y por ende amas a todos tus personajes porque obviamente son tu creación, son tus hijos, parte de ti
¿Como te haces entender a vos mismo que es necesario que el personaje sufra porque es parte de la trama?, ¿cómo?

Creo que en mi viaje como aspirante a escritor me he topado con el problema de tener que matar personajes aunque tal vez no quiera pero que es un punto necesario para el desarrollo de la historia.

Es curioso porque no tengo problemas para que me llegue la inspiración. Solo me siento me pongo los audífonos y mientras me desconecto del mundo a través de la música es como si mis manos escribieran solas.  Pero mi único problema es el de jugar a ser Dios con mis propias creaciones y decidir sobre su futuro dentro de la historia.

Lo único que me consuela es pensar que sus muertes son parte de un plan más elaborado y que su sacrificio sirven a un bien mayor y esperar que muchos puedan conectarse con ellos y llegar a quererlos o llegar a odiarlos. Lo importante es hacerles sentir algo.

La decisión de escribir se ha vuelto una odisea total, me gusta compararla con el viaje del capitán Ahab abordo del Pequod.
Uno sale en busca de su objetivo y se termina topando con un gran cachalote blanco que quiere hundir el barco.

Para muchos es una pérdida de tiempo escribir, para otros la idea de un libro es un gasto nada más.
En este pequeño pedazo de tierra para alguien que escribe y no tiene contactos difícilmente puede conseguir que su libro sea publicado y la idea de pensar que eso te puede dar de comer es descabellada.

Pero aún sabiendo todo esto muchos nos embarcamos en este viaje dispuestos a naufragar y en el horizonte ver arder a nuestro Pequod y aún así regresar a puerto y volverse a embarcar porque los que desisten de sus sueños están condenados a quedar en el olvido.

Es como alguien me dijo una vez «El qué tenga que decir algo que lo escriba» sinceramente no se a donde me llevará este viaje en el que me he embarcado, voy directo a aguas que nunca he visto pero me imagino un gran océano azul al final del viaje. aunque para llegar ahí es probable que tenga que enfrentarme con todo tipo de monstruos que buscarán hundir mi nave porque no quieren que yo avance.

Pero este capitán está decidido a enfrentarse a ese intempestivo mar, no tiene miedo de nada.  Han sido muchos años los que pospuse este viaje así que esta vez ya no tengo la intención de hacerlo.

Pero no todo es malo dentro de el mundo literario, los personajes te regalan emociones, enojo, odio, tristeza, lágrimas, sonrisas, carcajadas y a pesar del hecho de que a veces es necesario hacer sufrir a nuestros personajes o incluso matarlos siempre existe la posibilidad de cambios en ese universo, de nuevos personajes, de una nueva trama, no existen límites en ese mundo. Y lo mejor de todo es que mientras alguien lea. Esos universos, esos personajes e incluso los autores van a ser eternos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s